Una de cine: Mis diez películas de los 80

Hace un par de meses aproveché la coyuntura de cierto post para elaborar una lista que intentaba recoger lo que, en mi modesta opinión, era el mejor cine de los años 70. Aquella década fue una de las mejores de la historia del cine americano (aunque en mi lista incluí dos películas de nacionalidad no estadounidense), posiblemente a la altura de las décadas doradas de los años 40 y 50. Hoy vuelvo a las andadas para reivindicar la que posiblemente fue la última gran década del cine antes de la llegada definitiva del “blockbuster” comercial de enormes presupuestos, donde en ocasiones se dedica más dinero a la publicidad que a la película en sí misma.

El nuevo modelo trajo pingües beneficios para las productoras de Hollywood, que podían rentabilizar sus proyectos no sólo en las salas de cine sino también en el mercado del vídeo doméstico, pero también supuso la aparición de la brecha entre el cine comercial y el cine independiente, brecha que hoy se mantiene más que nunca y que ha provocado un sustancial descenso en la calidad de las películas y un cambio, creo que a peor, en las preferencias del espectador. Esto no quiere decir que en los últimos 24 años no se hayan hecho buenas películas, pero el modelo muestra una evidente fatiga y ha pervertido al cine como arte (al respecto es interesante esta reflexión de Steven Soderbergh del pasado mes de abril). Sin más, les dejo con mi top-10.

the-thing_1982

10. The Thing (1982)

Hablando de blockbusters. John Carpenter es, con casi total seguridad, el director de serie B más conocido y reputado de la historia y ha tenido una notable influencia en directores tan ‘mainstream’ como el señor Tarantino (excelente monográfico en tres partes el que se marcó Diego Cuevas en JotDown). Despuntó e hizo fortuna a finales de los 70 con ‘Assault on Precinct 13‘ y, especialmente, ‘Halloween‘ (película que lanzó a la fama a Jamie Lee Curtis), pero fue durante los 80 cuando sacó todo su talento a relucir. Tras ‘The Fog’ (donde repitió Lee Curtis) y ‘Escape From New York’, dos horteradas de difícil calificación, Carpenter se sacó de la manga una película de alienígenas donde un reparto capitaneado por Kurt Russell se pegaba de lo lindo con una misteriosa presencia del espacio exterior en una remota estación de la Antártida. La película es un ejercicio de entretenimiento magistral que aúna un guión deliciosamente intrascendente con secuencias de acción llenas de efectos especiales baratos pero efectivos. Tras ‘The Thing’, Carpenter tiró de surrealismo con ‘Christine’ (la historia de un coche asesino que posee a su propietario) y ‘Big Trouble in Little China’ (una de las cutreces más entrañables de su filmografía) pero nunca llegó (ni llegará) al nivel que mostró en la que, para mí, es la mejor producción de serie B de siempre.

john-mcclane-zippo-lighter-die-hard-blu-ray-cap

9. Die Hard (1988)

Poca presentación necesita este clasicazo del cine de acción. A John McTiernan ya se le conocía por ‘Predator’, otra de las grandes del cine de acción de siempre, pero nadie sabía nada de Bruce Willis y mírenle ahora. ‘Die Hard’ lo tenía todo para triunfar: un protagonista carismático, un malo interesante, hostias y explosiones a mansalva y una frase para recordar. La cosa salió tan bien que John McLane ha seguido repartiendo cera hasta el año pasado en cuatro secuelas (mención especial a la tercera, también dirigida por McTiernan y que contó con Samuel L. Jackson y Jeremy Irons)  y mucho nos tememos algunos que lo seguirá haciendo hasta que al bueno de Willis le aguante el cuerpo serrano.

|ա

8. The Fly (1986)

Más cine de serie B, esta vez de la mano de David Cronenberg, otro realizador con unas formas un tanto extrañas. Muchos le conocerán por sus últimas películas con Viggo Mortensen (‘A History of Violence’, ‘Eastern Promises’, ‘A Dangerous Method’) o por ‘eXistenZ’, pero este señor ya había hecho cosas muy interesantes como ‘Dead Ringers’, ‘Naked Lunch’ o esta ‘The Fly’. Partiendo de un relato de George Langelaan evidentemente inspirado en ‘La Metamorfosis’ de Kafka, Cronenberg da rienda suelta a un mundo angustioso y claustrofóbico, lleno de escenas turbadoras y desagradables. La interpretación de Jeff Goldblum es cojonuda y Geena Davis (nunca más se supo) aporta el resto con su físico.

shining-1980-jack-nicholson-pic-3

7. The Shining (1980)

Obra maestra del cine de terror, algo esperable cuando se junta a un maestro como Kubrick con un talento inmortal como Jack Nicholson. Kubrick cogió lo que le pareció de la novela de Stephen King, se inventó cosas y se saltó otras, exprimió las capacidades de Nicholson al máximo, quemó a Shelley Duvall hasta deprimirla y acabó tan aburrido que tardó siete años en sacar su siguiente película (la irregular ‘Full Metal Jacket’). Imperdible película, con una fotografía que da para escribir un tratado y tantas interpretaciones conspiranoicas que hasta se ha hecho un documental sobre ellas, el prescindible ‘Room 237‘ (2012). Eso sí, huyan como nunca del doblaje al castellano.

1419

6. Ran (1985)

Larguísima, lenta y moralista película ambientada en el Japón feudal de los siglos XV y XVI, cuando los shogun dominaban el país y los samurais comenzaban a ser más mercenarios que caballeros andantes. Épica, llena de color y secuencias que parecen no tener fin, no merecería quizá su sitio en esta lista de no ser la última gran película del gran Akira Kurosawa.

plat09

5. Platoon (1986)

La II Guerra Mundial es el conflicto bélico que ha servido de base para una mayor cantidad de películas pero, a excepción de ‘The Thin Red Line’ (Malick, 1998), creo que todas las grandes producciones caen en el mismo error al plantear una dicotomía “buenos vs malos” demasiado simplista en la que los soldados americanos son presentados como bellas personas llenas de principios y fuerza, auténticos paladines de la libertad, héroes en suma. Sin desmerecer la calidad de películas tan famosas como ‘Saving Private Ryan’ (Spielberg, 1998), creo que las mejores películas bélicas han tomado como referencia la Guerra de Vietnam, y como muestra tenemos a ‘Platoon’. Posiblemente la mejor película de la irregular carrera de Oliver Stone, es también la mejor interpretación nunca vista de Charlie Sheen y una interesante visión acerca de la deshumanización de los marines americanos en territorio enemigo y de su alejamiento de la realidad producto del inmenso estrés al que se veían sometidos. Años después, Stone continuó (sin tanto acierto) con ‘Born on the Fourth of July’ (1989), en donde intentaba ilustrar la situación de los veteranos de Vietnam a su vuelta en EEUU. El monólogo final de Sheen con el ‘Adagio for Strings’ de Samuel Barber sigue siendo un momento cumbre en la historia del cine bélico.

la-tumba-de-las-luciernagas-010

4. Hotaru no haka (La tumba de las luciérnagas) (1988)

Otra película con la guerra como trasfondo aunque esta vez estemos ante un drama con tintes de tragedia. Esta historia de dos hermanos perdidos en medio del infierno de los bombardeos sobre Japón en la II Guerra Mundial es el mayor alegato antibelicista nunca visto en el cine, comparable en su dimensión a la novela ‘Johnny Got His Gun’ de Dalton Trumbo. Tras la animación inconfundible marca de la casa del Estudio Ghibli se esconde una película desgarradora, difícil de digerir y cuyo recuerdo acongoja aún a un servidor. Debería ser de obligado visionado en escuelas e institutos.

IMPERIO

3. Star Wars Episode V: The Empire Strikes Back (1980)

Secuela de la película de ciencia ficción más famosa de la historia del cine, es de largo la mejor de la saga de, hasta ahora, seis filmes. George Lucas le dejó la dirección a Irvine Keshner para que filmase la historia que tenía en mente: un arranque trepidante, Mark Hamill en pequeñas dosis y separado del grupo, más minutos para Darth Vader, impagables discusiones entre Leia y Han Solo y, por supuesto, la mítica secuencia final. Soberbia.

blade-runner-036-roy-batty

2. Blade Runner (1982)

Ridley Scott había rodado cuatro años antes ‘Alien’, obra maestra de la ciencia ficción, pero se quedó con ganas de más. Cogió una novela de Philip K. Dick (‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’), pidió a una estrella como Harrison Ford (Indiana Jones, Star Wars) y se marcó una película acerca de la decadencia de la raza humana y el sentido de la vida, de estética cyberpunk y con banda sonora de Vangelis. La ambientación es magistral, el trabajo de Harrison Ford como Rick Deckard es sobresaliente y el monólogo de Rutger Hauer es uno de los momentos más famosos y emocionantes de la historia del cine. La mejor película de ciencia ficción nunca hecha.

hopkins-y-hurt3

1. The Elephant Man (1980)

Tras ‘Eraserhead’ (1977), David Lynch cogió a un cuasi-desconocido Anthony Hopkins, a un secundario como John Hurt (palmaba en ‘Alien’ en la famosa escena de la comida) y les dio un guión hecho con retazos de la historia real de Joseph Merrick, un hombre que sufrió terribles malformaciones a principios del siglo XX. La historia que cuenta Lynch, centrada en lo repugnante y a la vez maravillosa que puede resultar la naturaleza humana, está narrada de una forma tan realista y cruda que resulta tierna de un modo inolvidable. El trabajo de Hopkins y Hurt no tiene parangón y la música de John Morris actúa como un catalizador perfecto. Una obra maestra atemporal.

Una vez más, y como ya me ocurrió con la lista de los 70, se han quedado fuera películas que alguno considerará imperdibles como ‘Raging Bull‘ (Scorsese, 1980), la saga de Indiana Jones (Spielberg), la irrupción de Schwarzenegger en ‘Terminator‘ (Cameron, 1984) o la de Rambo en ‘First Blood’ (Kotcheff, 1982), las taquilleras ‘E.T.’ (Spielberg, 1982) o ‘When Harry Met Sally’ (Reiner, 1989), o películas de culto como ‘Scarface‘ (De Palma, 1983), ‘Akira’ (Ohtomo, 1988), ‘Back to the Future’ (Zemeckis, 1985) y ‘Do the Right Thing’ (Spike Lee, 1989). A mí me ha costado particularmente deshacerme de ‘Blood Simple’ (Joel y Ethan Coen, 1984), ‘Cinema Paradiso’ (Tornatore, 1988), ‘My Left Foot’ (Sheridan, 1989) y ‘Hannah and Her Sisters’ (Woody Allen, 1986), pero sólo hay sitio para las 10 de arriba.

Anuncios

Una de cine: Mis diez películas de los 70

Navegando hace unas horas por la red me he encontrado con este post de Movie Mezzanine donde los miembros del staff de la web elegían sus diez mejores películas de la década de los 70, posiblemente una de las más brillantes de la historia del cine. En el encabezamiento del post señalan que es un auténtico reto escoger entre una gama tan amplia de grandes filmes y yo no he podido resistir la tentación de querer hacer mi lista. Del 10 al 1, ahí van.

10. Duel (1971)

Thriller dirigido por Spielberg para la ABC americana, uno de sus primeros trabajos y una de sus mejores películas. Con un presupuesto mínimo, Spielberg se saca de la manga una brillante historia de suspense llena de tensión basada únicamente en una persecución a través de carreteras solitarias y polvorientas.

 

Dersu-small1

9. Dersu Uzala (1975)

En 1975, Kurosawa ya había dirigido grandes películas (Los Siete Samurais, Rashomon, Vivir o Yojimbo) en Japón, así que se decidió a dar el salto al extranjero y en la antigua URSS (en medio de la taiga siberiana) desarrolló esta preciosa historia sobre amistad y el valor de la vida en armonía con la naturaleza. El trabajo de los dos actores Maxim Munzuk y Yuri Solomin es extraordinario y la fuerza de las imágenes sigue impresionando casi 40 años después.

 

ApocalypseNow

8. Apocalypse Now (1979)

Se han escrito ríos de tinta sobre las dificultades de rodaje de esta película y cómo casi llevó a perder la cabeza a Francis Ford Coppola. Pese a que condicionase notablemente el resultado final (creo que para bien), la película es suficientemente buena como para ser considerada aparte de su polémica circundante: aunque es un filme lento y lleno de simbolismos (más si se ve el montaje de 2001 de más de 3 horas de duración), nos traslada de una forma diferente al horror del conflicto bélico de Vietnam y plantea interrogantes muy interesantes sobre la condición humana, la moral y los límites de la cordura. Las interpretaciones de Robert Duvall, Martin Sheen, Dennis Hopper y Marlon Brando hacen el resto.

 

Network(1)

7. Network (1976)

Sydney Lumet suele ser un olvidado cuando se cita a los grandes directores de la historia del cine y estamos hablando de un señor que se presentó en sociedad con 12 Angry Men (1957). Además de esa obra maestra, Lumet dirigió en los 70 películas como Serpico, Dog Day Afternoon y Network: una historia sobre medios de comunicación, la manipulación que sufren y cómo influyen en la gente de tal forma que los dirigentes de los grandes consorcios pueden llegar a hacer creer a la sociedad lo que ellos decidan. Faye Dunaway se sale aquí y el momento de ira de Peter Finch instando a la rebelión de las masas sigue siendo un inquietante ejemplo de cómo un discurso anti-establishment puede ayudar al propio establishment.

 

6. Barry Lyndon (1975)

Otra película que no es fácil de ver pese a ser uno de los ejercicios más perfectos de escenografía y fotografía de toda la historia del cine. La historia que plantea aquí Kubrick no tiene mucha miga, y el moralismo que desprende y la lentitud casi exasperante pueden echar para atrás a más de uno. Aparte de estas minucias, ver Barry Lyndon es asistir a un museo de cuadros del s. XVIII en movimiento, un retrato cuya precisión roza lo enfermizo. Si la belleza de las imágenes y de la banda sonora no cautiva al espectador es posible que éste no tenga alma.

 

manhattan-woody-allen-17905497-1200-877

5. Manhattan (1979)

Woody Allen es un genio y quien diga lo contrario falta a la verdad. Sí, ha hecho mucha morralla, casi tanta como buen cine, pero es el responsable de Annie Hall, Hannah y sus hermanas, Broadway Danny Rose, Desmontando a Harry y de la mayor declaración de amor que nunca se ha hecho a la ciudad de Nueva York. Rodada en blanco y negro para ira de sus detractores, sigue siendo uno de las mejores comedias de todos los tiempos y máximo exponente de la dicotomía del personaje alleniano, esa que habla de por qué complicarse la vida buscando satisfacer un anhelo cuando tenemos la felicidad ya con nosotros.

 

4. Stalker (1979)

Tarkovsky es uno de los directores más densos que existen, en toda la amplitud del término denso: Cine lento, lleno de referencias y simbolismos, donde cada escena se cuida hasta el más mínimo detalle. Esta película es exactamente todo eso: larga y llena de silencios y de secuencias donde no parece pasar nada. También es uno de los mejores filmes de ciencia ficción de la historia. Puede aburrirte extremadamente o puede convertirse en una de tus películas preferidas. Y no suele haber término medio.

 

3. One Flew Over the Cuckoo’s Nest (1975)

Si solo atendiésemos a los premios que cosechó esta película se debería concluir necesariamente que es una de las mejores de la historia. Curiosamente, muchos cinéfilos la desprecian precisamente por haber ganado los cinco Oscar y Globos de Oro más importantes (Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor, Mejor Actriz y Mejor Guión): ya saben, hay que huir del mainstream, aunque para hacerlo haya que decir que está mal dirigida, mal interpretada y que es excesivamente moralista. Yo diré que es una obra maestra, y punto.

 

2. Alien (1979)

Olvídense de todo lo que ya sabemos del universo Alien: las secuelas infumables, los crossovers con Depredador y todo el marketing. En 1979, Ridley Scott hizo una película de terror en el espacio que hoy sigue resultando tan inquietante como entonces. Alien rompió el molde: protagonista femenina que sobrevive a un grupo de hombres y que liquida al malo de la película. Sería la mejor película de ciencia ficción de la historia de forma indiscutible si tres años después el propio Scott no hubiese hecho Blade Runner, lo que es mucho decir.

 

1. The Godfather II (1974)

Elegir entre las dos primeras partes de la saga de mafiosos de Francis Ford Coppola es como elegir entre papá y mamá o entre la gallina y el huevo. Si la primera tenía a Marlon Brando, la segunda tenía a Robert De Niro.  Si la primera tenía la escena de la gasolinera, la segunda tenía la escena de la barca. Ambas con arranques y finales magistrales. Es imposible entender una sin la otra y creo que esa es la mayor grandeza de estas dos películas. Yo, por una cuestión de respetar las reglas de cualquier lista que se precie de serlo, elijo la segunda.

___________________________________________________________________________________________________________

Se han quedado fuera de la lista películas como Chinatown, Star Wars A New Hope, Taxi Driver, A Clockwork Orange, The Sting, Kramer vs Kramer, All The President’s Men, Deliverance o las ya citadas Dog Day Afternoon o Annie Hall. Y tampoco podemos olvidar películas de culto como Rocky, Jaws o The Exorcist, de menor calidad pero que dieron una barbaridad de secuelas y forman parte indiscutible de la cultura pop. Un brindis por ellas.

Homenaje a los 80

Esta es otra de esas entradas que llevaba mucho tiempo mascando y que quería hacer antes que ninguna. Se trata de un homenaje musical a una de las décadas más innovadoras, descaradas y rompedoras de la historia de la música contemporánea. Muchos la han tachado de hortera y de vivir a la sombra de los 60 y 70, décadas que se tienen por mucho mejores a nivel musical.

Sería injusto poner a los 80 al mismo nivel de esas otras décadas doradas, pero también creo que hay mucho romanticismo aquí y que es tremendamente injusto ningunear la década de los 80, una de las más prolíficas de la historia, con un montón de bandas míticas que empezaron o se consagraron en aquellos años, amén de una inmensa pléyade de pequeños grupos y solistas que medraban, triunfaban y menguaban a velocidades de vértigo. Eso por no hablar de que fueron los años del despegue de la música electrónica (house, techno, etc; aparte de la popularización que experimentó el uso de elementos para componer este tipo de música) o de la aparición de los videoclips como forma de arte musical. Lo que está claro es que fue una década llena de personalidad, que desarrolló un estilo propio absolutamente inconfundible (algo de lo que no pueden presumir los 60 y 70) y a la que merece la pena acercarse sí o sí.

Aunque soy demasiado joven para haber vivido esos años, sí que he crecido con muchas canciones y discos de aquellos días y desde aquí mi sincero homenaje en forma de grandes hits y videoclips de aquellos tiempos. No pretende ser una lista exhaustiva, soy perfectamente consciente de que no voy a poner muchísimas canciones que deberían estar, pero es que ése no es el objetivo. Es mucho más simple: remember 80’s.

Basta de introducciones: para meterse en harina, nada mejor que una banda de tanto prestigio y con tantos éxitos como Eurythmics:

¿Quién no recuerda temas como Forever Young, Take On Me o Heat Of The Moment?

O a los rompedores The Human League:

O a Tears For Fears.

O a los polifáceticos David Bowie y Madonna.

Y tantos otros…

La estética de los vídeos es inconfundible, aparte del sonido, plagado de arreglos y de sintetizadores. Buceando entre listas de reproducción en YouTube se pueden encontrar vídeos impagables, muchísimos ejemplos que tendrían cabida aquí pero que harían eterno este post.

También se pueden encontrar horteradas mayúsculas, que constituyen otro ejemplo del folklore propio de la década. Ojito, por ejemplo, al hitazo de Cindy Lauper (que tuvo una versión simpática junto a Arcade Fire bastante reciente), uno de los vídeos con los que más me he reído desde siempre.

No se deben olvidar estos otros vídeos de Bananarama, Kenny Loggins o The Bangles.

Y que nadie se pierda esta im-pa-ga-ble interpretación a dos manos de David Bowie y Mick Jagger:

Como bien apuntaban en un episodio de Family Guy, “algo que nunca debió hacerse, ni mucho menos publicarse” 😀

Para que nadie me crucifique, hay que indicar nuevamente que también fue la década de las grandes bandas de rock como Dire Straits, U2, Simple Minds, Europe o Queen (aunque esta última ya había despuntado durante los años 70, al igual que Supertramp). Aquí entraría también un monstruo como Bruce Springsteen y su E Street Band.

Irrepetibles y fundamentales todos ellos.

Y para terminar, imprescindible referencia al pop ochentero español, clasicazos, canciones absolutamente eternas de grupos como Radio Futura, Nacha Pop, Héroes del Silencio, Alaska y Dinarama, Los Secretos, Hombres G o La Unión, por citar sólo algunos. Grupos de la movida madrileña, de aquellas noches en La Bola de Cristal. Para mí, la época dorada del pop español y, posiblemente, de toda nuestra música.

Brutal este otro vídeo de Radio Futura, y es que horteradas también las sabíamos hacer aquí.

Y hasta aquí llego por hoy, espero que os haya gustado este pequeño viaje; si queréis aportar cualquier vídeo, canción o dato, ya sabéis 😉

Videojuegos de la infancia (y II)

Hace una semana publiqué una primera entrada acerca de videojuegos de ordenador con solera, aquellos que siempre recuerdo con especial cariño. Aquí va la segunda y definitiva entrega.

ALONE IN THE DARK

Infogrames, antes de hacer la cabra y prácticamente hundirse como compañía desarrolladora al ser absorbida por Atari, publicó a principios de los 90 (concretamente en 1992 y 1994), dos títulos que inauguraron el género del survival horror, que se perpetuó posteriormente con las sagas japonesas Silent Hill y Resident Evil. Lo cierto es que los videojuegos hechos para pasar miedo y angustias nunca han sido de mi agrado, al igual que el cine de terror, pero con Alone In The Dark es distinto.

Las dos primeras entregas de las aventuras de Edward Carnby eran claustrofóbicas a más no poder, y siguen transmitiendo, casi 20 años después, un desasosiego impropio de esos montones de polígonos y texturas de baja resolución. Hay que decir que AITD usaba un motor 3D bastante interesante para su época, y que contaba con unas animaciones sensacionales, aunque lo inmortal de esta saga (de sus inicios, mejor dicho) eran las sensaciones que ofrecía al jugador, la extremada dificultad, los endings constantes y los efectos de sonido (esos pasos arrastrándose). Un clasicazo.

Se puede rejugar la saga descargándola de multitud de sitios (aquí en Abandonsocios), aunque en máquinas modernas hay que tirar de emuladores de MS-DOS (el mejor es DosBox, que recomiendo usar con un frontend como D-Fend).

THE LONGEST JOURNEY

Desarrollado por Funcon, compañía noruega cuyo único éxito fue este título, The Longest Journey es una de las más geniales experiencias que se pueden tener si eres fan de las aventuras gráficas. Cuenta la historia de April Ryan y su carrera desesperada por entender el mundo y salvarlo, con una colección de situaciones considerable y un trabajo de documentación y de localización espectacular.

Personajes entrañables, un guión interesante con un final sensacional y muchas, muchísimas horas de entretenimiento por delante.

Se puede conseguir a precio ridículo, gracias a FX Interactive, distribuidora que debería tener 2-3 productos en la casa de cualquier jugón que se precie. El trabajo de doblaje que realizaron en España es increíble. Recomendadísimo.

PRISONER OF ICE

Otro más de esos juegos que publicó El Mundo en 1999. Y otro juego más de Infogrames.

No se trata del juego más conocido del mundo, tampoco del mejor, pero para mí siempre ha sido uno de los más recordados de siempre. Más allá de un aspecto visual interesante (y que respeta muy bien el paso del tiempo) y de una historia bastante interesante, no tiene más. El doblaje al castellano era vergonzoso y es perfectamente posible pasárselo en un par de tardes. Pero ojo, tenía su misterio y su cosa, y la sigue teniendo.

Se puede descargar aquí y jugarlo mediante DosBox y D-Fend (descarga arriba)

HALF-LIFE

¿Qué se puede decir de la mejor saga, en mi opinión, de shooters que ha habido nunca? Archiconocido título de acción desarrollado por Valve a finales de los años 90 que apoyó su éxito en tres pilares fundamentales: un motor gráfico increíble, una historia de ciencia-ficción inquietante en la que tomábamos protagonismo desde el minuto uno (ese inmortal viaje en el sistema de transporte de Black Mesa) y una variedad de situaciones descomunal. No sólo se trataba de machacar a enemigos de todo tipo, también había que resolver puzzles lógicos, algunos ciertamente complicados.

Se necesitaba una aceleradora 3D para poder jugarlo, y recuerdo aquella primera partida a una versión demo, cómo se nos caía la baba a mi primo y a mí viendo aquel espectáculo. No sabíamos a nuestra tierna edad que estábamos ante una saga que iba a vender millones y millones de unidades en todo el mundo, que no bajaría la calidad ni un ápice en todas sus secuelas, y que se iba a dar lugar a uno de los más grandes fenómenos del juego online que nunca ha existido: el Counter Strike.


Se puede conseguir este juego en multitud de páginas, y funciona perfectamente en Windows XP, Vista y 7. Los dos spin-off de aquella primera parte (Opposing Force y BlueShift) son también más que recomendables. Y qué decir del Half-Life 2…

FARAÓN

Una recopilación de juegos sin tocar la estrategia, uno de los géneros más explotados actualmente en PC, sería un completo error. Pharaoph es un título de Sierra, ambientado en el antiguo Egipto y que básicamente se centra en la gestión de ciudades. Adictivo como pocos, muy bien hecho, con un trabajo de documentación excelente detrás y nada sencillo. Faraón triunfó en el mercado y muchos le seguimos recordando por encima de la saga Caesar o SimCity como ese gran título de estrategia de gestión por el que no pasan los años.

AGE OF EMPIRES I y II

No se me ocurren mejor forma de acabar esta recopilación que recordando el mejor juego que ha parido Microsoft Games, todo un clásico, uno de esos juegos que cualquiera de la generación entre el 86 y el 90 ha tenido que probar alguna vez. No voy a presentar el juego, porque no tiene carta de presentación. Todos disfrutamos con aquellas campañas que nos llevaban a través de la historia, y muchos hemos vuelto a divertirnos con este juego posteriormente. Fácil de aprender jugar, muy difícil de dominar, como buen juego de estrategia en tiempo real que es, pero muy entretenido y adictivo.

 

Se han quedado muchos en el tintero: Gabriel Knight I, Day of the Tentacle, King Quest, Civilization II… pero hubiese sido excesivo y la muestra resultante es más que representantiva. Espero que estos dos post hayan gustado (el primero tuvo una muy buena acogida) y prometo ser menos friki en el futuro 😀

Si queréis buscar más juegos antiguos que os hayan venido a la mente, os remito a las páginas dedicadas al abandonware, un mundo realmente interesante donde he conocido a lo largo de los años a foreros geniales, con unos conocimientos de la materia que llegan a sorprender. Ya he citado algunos sitios, pero aquí os resumo los enlaces más interesantes:

Abandonsocios

Advenzone

La Selva del Camaleón

La Mazmorra Abandon

El Sótano

Un saludo 😉

Videojuegos de la infancia (I)

Son ya casi 13 años desde que mis padres me compraron aquel Pentium II con un monitor de 14 pulgadas y disco duro que no llegaba a los 3 gigas y con 32 megas de memoria RAM. Un ordenador prácticamente del paleolítico, y del cual me deshice hace apenas unos meses.

Con aquel PC pasé grandes ratos y hoy quería rememorar aquellos momentos, aquellos primeros videojuegos. Píxeles, midis, melodías enlatadas y horas de adicción. Porque esos juegos tiraban menos de espectacularidad (que algunos la tenían) y mucho más de coco, de habilidad. Qué bonito era aquello de no saber avanzar en tal aventura gráfica y tener que probar una y mil veces, o pedir consejo a algún amigo o compañero de clase porque la desesperación empezaba a ser importante. Ahora con acudir a Google en un momento tenemos 1000 guías distintas, vídeos, trucos, etc. Las cosas han cambiado pero estos son algunos de mis favoritos de siempre.

Monkey Island

Del I al IV, de la cabeza a los pies, de cabo a rabo. Guybrush Threepwood, Elaine, LeChuck, la sacerdotisa vudú, Wally… Viajes magníficos por el Caribe, buscando el tesoro del Big Whoop, desentrañando misterios y curando maldiciones. La más grande saga de aventura gráfica de la historia, o al menos, la mejor de LucasArts, y eso es mucho decir.

Un guión de piratas, desenfadado y lleno de humor (que una saga de cine reciente, de cuyo nombre no quiero acordarme, ha resucitado sin pudor alguno), unos gráficos de lo más simpáticos (que se estropearon en la nefasta 4ª parte), una banda sonora atemporal y una dificultad exasperante. Recuerdo estarme más de 2 meses atrancado en el Monkey II, probando una y otra vez. Pero qué narices, se aguantaba y se tiraba para adelante. Con qué pocos megas te entretenían durante muchos meses.

Hoy se puede recuperar con las versiones revival que publicó LucasArts. A mí estas revisiones me parecen un fusilamiento sin perdón, aparte de que el precio es algo elevado. Por eso, mejor recurrir a ScummVM y disfrutarlo en su versión original, que es fantástica y se puede conseguir fácilmente en páginas de abandonware como Abandonsocios o Advenzone.

Broken Sword: La leyenda de los templarios


Venía con una colección de videojuegos de El Mundo, y aquellos 2 CD’s me dieron muchas, pero muchas horas de diversión. Probablemente la aventura gráfica a la que más cariño tengo, y la que más veces habré rejugado. Un juego completamente atemporal, por el que no pasan los años y que aún hoy merece la pena probar.

Las aventuras de George Stobbart se prolongaron durante 3 entregas más, pero como aquel juego que empezaba en una cafetería de París y nos llevaba por todo tipo de escenarios (de Irlanda a Siria, pasando por Escocia y España), no hubo ninguno en la saga.

Otro de tantos que se puede conseguir en páginas de abandon, aunque bien es cierto que nunca se ha sabido muy bien si este juego está liberado para descarga o no.

Need for Speed II


El día en que Need For Speed se convirtió en una saga de macarreo, tuning y nitros un servidor se sintió bastante decepcionado. Sobre todo al recordar aquellos inicios, aquel juegazo de deportivos poligonales, con melodías guitarreras y carreras sin control. Un arcade de carreras sensacional, que aún consiguió engancharme con el III, pero con bastante menos éxito. Mítico.

 

FIFA 98

Que voy a contar de este juegazo, para mí el mejor FIFA de la historia, junto con el 2000 y el 2010. Un motor gráfico tremendo, animaciones que siguen sorprendiendo hoy por su fluidez y calidad (la física del esférico es otro cantar), comentarios a cargo de Paco González y Manolo Lama (“Ese tío tiene mucho fútbol en las piernas”, “Pero mira, mira, mira eso, fútbol de altos quilates”) y la banda sonora capitaneada por el Song 2 de Blur. Irrepetible.

Recuerdo que había una versión de EA para la Copa del Mundo de Francia (Road to World Cup 98), que tenía un menú en forma de CD y daba la posibilidad (trucos mediante) de jugar al fútbol con extraterrestres en Marte.

Buscando vídeos he recordado la banda sonora de FIFA 98, que sigue mereciendo la pena, y para ejemplo el Busy Child de The Crystal Method.

PC FÚTBOL 5.0


Un joven Michael Robinson capitaneaba una de aquellas producciones de la extinta Dinamic Multimedia, empresa de software patrio, comercializadas en kioskos al precio de 1.995 pesetas. PC Fútbol se perpetuó durante los años (con entregas tan increíbles como la del 2000) pero aquel 5.0 siempre me ha parecido el mejor de todos. Aquellos ratos interminables, cogiendo al Cádiz hasta llevarlo a ganar la Champions League, aquel Barça de Ronaldo, el Madrid de Mijatovic, Redondo y Suker… Qué juegazo, se me salta una lagrimilla al recordarlo.

Aquí, el trailer del juego, cn narración de Tomás Rubio.

INDIANA JONES AND THE FATE OF ATLANTIS

Quien no quiso ser arqueólogo viendo a Indy, sombrero y látigo inseparables. Otra aventura gráfica de Lucas Arts, de píxeles y melodías en midi. Tremenda, magnífica, inigualable.

La dificultad de esta aventura no llegó al nivel del Indiana Jones and The Last Crusade, que aunque contaba con un guión mejor (basado en la tercera película) no supo llegar al nivel de calidad de esta entrega. Sin embargo, eso no quiere decir que sea un videojuego sencillo. Tenía ratos verdaderamente desquiciantes, pero nunca llegaba a cansar. Recomendada encarecidamente, la podéis descargar aquí y también es 100% jugable en ScummVM.

 

Hasta aquí la entrega de hoy. Seguiré en otro momento 😉