Harry Potter, la mina de oro

Hace unos días fui a ver la última película de esta saga de aventuras con magos adolescentes (que ningún fan friki me crucifique por esta simplificación) y al salir del cine me asaltó una pregunta: después de tanto Harry Potter (siete libros, ocho filmes), ¿cuál habrá sido el beneficio total obtenido? A falta de ver los resultados finales de la octava película y tras indagar un poco por la red, el resultado es espectacular.

La saga empezó por un libro, y de un total de los siete que han sido publicados se han vendido más de 450 millones de copias en 68 idiomas. Sólo en EEUU esto supone un beneficio de 1.200 millones de dólares. Y es que las tiradas de los últimos libros de la saga han tenido dimensiones alucinantes, vendiéndose hasta 10 millones de ejemplares en menos de 24 horas. El séptimo libro tiene el récord de ejemplares publicados en primera edición, con un total de 12 millones. Hasta aquí, la angelical J.K. Rowling se habría embolsado unos 650-700 millones de euros.

Luego están las películas. Han sido ocho, todas con presupuestos realmente elevados. Como se ve en el gráfico adjunto, ninguna baja de los 125 millones de dólares, llegando a casi 250 millones para las últimas dos partes (si bien la última repartió costes de producción entre dos películas, como todos saben). Los ingresos son espectaculares, superando en ocasiones los 900 millones $. Es curioso comprobar que, hasta la llegada de la última parte, ninguna película superaba a La Piedra Filosofal, estrenada en el año 2001. También destaca que El Prisionero de Azkaban, la mejor ponderada por la crítica, fue la que menos recaudación obtuvo. Alfonso Cuarón se alejó en exceso del argumento de la novela y los fans le penalizaron en las salas de todo el mundo.

Via: Buzzfeed

Estimando a ojo y con la octava película aún en muchos cines del mundo, la saga ha alcanzado sobradamente los 7.000 millones de dólares en ingresos (más del 68% fuera de EEUU), unos 6.000 millones en beneficios. Una auténtica burrada. Rowling se embolsó un millón de libras por los derechos cinematográficos de las cuatro primeras películas, estableciendo en el contrato sus condiciones, tales como que se contratase a actores británicos y se donasen importantes cantidades a actividades filantrópicas.

Pero el imperio HP no se queda ahí. Están las películas para el mercado doméstico (3.900 millones en ventas, y falta la octava película), derechos de televisión (1.000 millones), videojuegos (1.500 millones) y merchandising (7.000 millones generados hasta ahora, con previsiones de 1.000 millones anuales para productos con la marca Harry Potter).

Esta última partida de ingresos es la más importante pues perdurará aunque la creación de Rowling esté acabada. Son disfraces, dulces, cartas, juegos, accesorios, publicidad, cualquier cosa relacionada con HP. Entran aquí los ingresos procedentes del parque temático recientemente abierto en Orlando y que ha acogido a más de 7 millones de visitantes. Próximamente habrá que añadir los beneficios que genere el Estudio Leavesden de Londres, que pasará a ser una atracción turística tras haber sido la sede del rodaje de todas las películas.

La conclusión de todo esto es simple: Harry Potter es un imperio que ha generado 21.000 millones de dólares, una marca poderosa capaz de seguir moviendo cantidades ingentes de dinero, una auténtica mina de oro. Un fenómeno que ha llegado a todo el mundo 😀

Más en Wikipedia y aquí

Anuncios