Harry Potter, la mina de oro

Hace unos días fui a ver la última película de esta saga de aventuras con magos adolescentes (que ningún fan friki me crucifique por esta simplificación) y al salir del cine me asaltó una pregunta: después de tanto Harry Potter (siete libros, ocho filmes), ¿cuál habrá sido el beneficio total obtenido? A falta de ver los resultados finales de la octava película y tras indagar un poco por la red, el resultado es espectacular.

La saga empezó por un libro, y de un total de los siete que han sido publicados se han vendido más de 450 millones de copias en 68 idiomas. Sólo en EEUU esto supone un beneficio de 1.200 millones de dólares. Y es que las tiradas de los últimos libros de la saga han tenido dimensiones alucinantes, vendiéndose hasta 10 millones de ejemplares en menos de 24 horas. El séptimo libro tiene el récord de ejemplares publicados en primera edición, con un total de 12 millones. Hasta aquí, la angelical J.K. Rowling se habría embolsado unos 650-700 millones de euros.

Luego están las películas. Han sido ocho, todas con presupuestos realmente elevados. Como se ve en el gráfico adjunto, ninguna baja de los 125 millones de dólares, llegando a casi 250 millones para las últimas dos partes (si bien la última repartió costes de producción entre dos películas, como todos saben). Los ingresos son espectaculares, superando en ocasiones los 900 millones $. Es curioso comprobar que, hasta la llegada de la última parte, ninguna película superaba a La Piedra Filosofal, estrenada en el año 2001. También destaca que El Prisionero de Azkaban, la mejor ponderada por la crítica, fue la que menos recaudación obtuvo. Alfonso Cuarón se alejó en exceso del argumento de la novela y los fans le penalizaron en las salas de todo el mundo.

Via: Buzzfeed

Estimando a ojo y con la octava película aún en muchos cines del mundo, la saga ha alcanzado sobradamente los 7.000 millones de dólares en ingresos (más del 68% fuera de EEUU), unos 6.000 millones en beneficios. Una auténtica burrada. Rowling se embolsó un millón de libras por los derechos cinematográficos de las cuatro primeras películas, estableciendo en el contrato sus condiciones, tales como que se contratase a actores británicos y se donasen importantes cantidades a actividades filantrópicas.

Pero el imperio HP no se queda ahí. Están las películas para el mercado doméstico (3.900 millones en ventas, y falta la octava película), derechos de televisión (1.000 millones), videojuegos (1.500 millones) y merchandising (7.000 millones generados hasta ahora, con previsiones de 1.000 millones anuales para productos con la marca Harry Potter).

Esta última partida de ingresos es la más importante pues perdurará aunque la creación de Rowling esté acabada. Son disfraces, dulces, cartas, juegos, accesorios, publicidad, cualquier cosa relacionada con HP. Entran aquí los ingresos procedentes del parque temático recientemente abierto en Orlando y que ha acogido a más de 7 millones de visitantes. Próximamente habrá que añadir los beneficios que genere el Estudio Leavesden de Londres, que pasará a ser una atracción turística tras haber sido la sede del rodaje de todas las películas.

La conclusión de todo esto es simple: Harry Potter es un imperio que ha generado 21.000 millones de dólares, una marca poderosa capaz de seguir moviendo cantidades ingentes de dinero, una auténtica mina de oro. Un fenómeno que ha llegado a todo el mundo 😀

Más en Wikipedia y aquí

Anuncios

Por qué fracasará Google+

Hace apenas cuatro días fui invitado a entrar en la nueva red social de Google, Google+, y creo que es momento de hacer un primer balance. No quiero enumerar las funciones de la herramienta (algo que se ha hecho de forma exhaustiva por todos los blogs tecnológicos del mundo) pues sería redundante y no aportaría ningún valor. Simplemente quiero realizar una reflexión acerca de lo que ha hecho Google y de lo que creo que va a ser el futuro de su red social.

Google+ ha sido rápidamente adoptada por más de diez millones de usuarios, una cifra que a buen seguro quedará empequeñecida en próximas semanas. Me atrevería a decir que una inmensa mayoría de esos diez millones se trata de la masa geek, un perfil de usuario muy embuido en tecnología e Internet, habitual de Twitter, etc. El perfil friki es el predominante, es absurdo negarlo cuando Google siempre ha sido una empresa con una clara vocación innovadora, atractiva para el early-adopter (el geek que siempre está a la que salta en la red y lo prueba todo). Diez millones son muchos usuarios pero es que todo lo que no hubiese sido moverse en esas cifras sería un gran fracaso.

¿Qué tiene Google+ que no tengan otras redes sociales?

Más allá de la posibilidad de hacer videoconferencias múltiples (algo que Facebook incorporará a no mucho tardar), de la integración con Gtalk y demás servicios de Google, y de una rapidez y una limpieza envidiables marca de la casa, lo que creo que es el gran caballo de batalla de Google+ es la privacidad y, más en concreto, cómo se ha tratado este espinoso asunto.

La posibilidad de elegir quién podrá ver cualquier cosa que compartamos (sea opinión, vídeo, foto, enlace, lo que se nos ocurra) es el punto fuerte de esta red social. Gracias a los Círculos, se evitan esas incómodas situaciones “facebookianas” en las que un familiar te puede ver en situaciones comprometidas en fotos que nunca le enseñarías en la vida real, o esas otras en las que el típico colega pesado de la universidad o del curro te manda un mensaje dolido porque no ha sido invitado a tal o cual evento, o aquellas en las que un amigo te sorprende conociendo informaciones que no debería conocer y que son fruto de una vigilancia más o menos constante en la red social.

Con Google+ esto se acabó. ¿Que quieres subir fotos de la noche pasada? Las verán quién tú quieras y nadie más. ¿Que quieres compartir cierto tipo de contenido que consideras no debe conocer X grupo de tus contactos? Pues lo haces, sin problemas. Además, en Google+ las menciones actúan como un mensaje que sólo ve el usuario en concreto (de ahí que no exista la posibilidad de enviar mensajes privados), eliminándose esa suerte de verdulería que son los comentarios en Facebook o el seguimiento perfil a perfil que se hace en Tuenti para seguir conversaciones ajenas.

Personalmente, veo este tratamiento claramente restrictivo de la privacidad como un acierto increíble, quizá porque soy una persona reservada y a la que no le gusta ser vigilada y que la gente sepa en todo momento qué hago, qué he hecho y qué voy a hacer. Pero también soy realista y creo que en estas condiciones Google+ fracasará y se convertirá en una alternativa pobre a Facebook (y a Tuenti, en el caso español). ¿Por qué? Porque el cotilleo, el seguimiento encubierto, el espíritu de corrala, constituyen un elemento fundamental de las redes sociales. ¿Dónde está la gracia si ahora la gente no va a poder ver cuántos amigos tienes, cuántas fotos te has hecho en tal viaje, con quién has ido, etc? ¿De qué se va a poder presumir si todo lo que compartes/subes no está a disposición de cualquiera de tus contactos?

Puede parecer una estupidez, incluso una declaración algo radical, pero Google+ mata en gran medida el leitmotiv de las redes sociales o, al menos, aniquila por completo uno de los aspectos por el cual llevan 4-5 años siendo una herramienta fundamental en Internet. Sin información simétrica, sin amiguismos de salón, sin que podamos ver más que los que nos quieran enseñar… ¿dónde está la gracia? Soy fan de Google y espero que tenga éxito pero mucho me temo que no será así. Y es que sin cotilleo, no hay paraíso.

Videojuegos de la infancia (y II)

Hace una semana publiqué una primera entrada acerca de videojuegos de ordenador con solera, aquellos que siempre recuerdo con especial cariño. Aquí va la segunda y definitiva entrega.

ALONE IN THE DARK

Infogrames, antes de hacer la cabra y prácticamente hundirse como compañía desarrolladora al ser absorbida por Atari, publicó a principios de los 90 (concretamente en 1992 y 1994), dos títulos que inauguraron el género del survival horror, que se perpetuó posteriormente con las sagas japonesas Silent Hill y Resident Evil. Lo cierto es que los videojuegos hechos para pasar miedo y angustias nunca han sido de mi agrado, al igual que el cine de terror, pero con Alone In The Dark es distinto.

Las dos primeras entregas de las aventuras de Edward Carnby eran claustrofóbicas a más no poder, y siguen transmitiendo, casi 20 años después, un desasosiego impropio de esos montones de polígonos y texturas de baja resolución. Hay que decir que AITD usaba un motor 3D bastante interesante para su época, y que contaba con unas animaciones sensacionales, aunque lo inmortal de esta saga (de sus inicios, mejor dicho) eran las sensaciones que ofrecía al jugador, la extremada dificultad, los endings constantes y los efectos de sonido (esos pasos arrastrándose). Un clasicazo.

Se puede rejugar la saga descargándola de multitud de sitios (aquí en Abandonsocios), aunque en máquinas modernas hay que tirar de emuladores de MS-DOS (el mejor es DosBox, que recomiendo usar con un frontend como D-Fend).

THE LONGEST JOURNEY

Desarrollado por Funcon, compañía noruega cuyo único éxito fue este título, The Longest Journey es una de las más geniales experiencias que se pueden tener si eres fan de las aventuras gráficas. Cuenta la historia de April Ryan y su carrera desesperada por entender el mundo y salvarlo, con una colección de situaciones considerable y un trabajo de documentación y de localización espectacular.

Personajes entrañables, un guión interesante con un final sensacional y muchas, muchísimas horas de entretenimiento por delante.

Se puede conseguir a precio ridículo, gracias a FX Interactive, distribuidora que debería tener 2-3 productos en la casa de cualquier jugón que se precie. El trabajo de doblaje que realizaron en España es increíble. Recomendadísimo.

PRISONER OF ICE

Otro más de esos juegos que publicó El Mundo en 1999. Y otro juego más de Infogrames.

No se trata del juego más conocido del mundo, tampoco del mejor, pero para mí siempre ha sido uno de los más recordados de siempre. Más allá de un aspecto visual interesante (y que respeta muy bien el paso del tiempo) y de una historia bastante interesante, no tiene más. El doblaje al castellano era vergonzoso y es perfectamente posible pasárselo en un par de tardes. Pero ojo, tenía su misterio y su cosa, y la sigue teniendo.

Se puede descargar aquí y jugarlo mediante DosBox y D-Fend (descarga arriba)

HALF-LIFE

¿Qué se puede decir de la mejor saga, en mi opinión, de shooters que ha habido nunca? Archiconocido título de acción desarrollado por Valve a finales de los años 90 que apoyó su éxito en tres pilares fundamentales: un motor gráfico increíble, una historia de ciencia-ficción inquietante en la que tomábamos protagonismo desde el minuto uno (ese inmortal viaje en el sistema de transporte de Black Mesa) y una variedad de situaciones descomunal. No sólo se trataba de machacar a enemigos de todo tipo, también había que resolver puzzles lógicos, algunos ciertamente complicados.

Se necesitaba una aceleradora 3D para poder jugarlo, y recuerdo aquella primera partida a una versión demo, cómo se nos caía la baba a mi primo y a mí viendo aquel espectáculo. No sabíamos a nuestra tierna edad que estábamos ante una saga que iba a vender millones y millones de unidades en todo el mundo, que no bajaría la calidad ni un ápice en todas sus secuelas, y que se iba a dar lugar a uno de los más grandes fenómenos del juego online que nunca ha existido: el Counter Strike.


Se puede conseguir este juego en multitud de páginas, y funciona perfectamente en Windows XP, Vista y 7. Los dos spin-off de aquella primera parte (Opposing Force y BlueShift) son también más que recomendables. Y qué decir del Half-Life 2…

FARAÓN

Una recopilación de juegos sin tocar la estrategia, uno de los géneros más explotados actualmente en PC, sería un completo error. Pharaoph es un título de Sierra, ambientado en el antiguo Egipto y que básicamente se centra en la gestión de ciudades. Adictivo como pocos, muy bien hecho, con un trabajo de documentación excelente detrás y nada sencillo. Faraón triunfó en el mercado y muchos le seguimos recordando por encima de la saga Caesar o SimCity como ese gran título de estrategia de gestión por el que no pasan los años.

AGE OF EMPIRES I y II

No se me ocurren mejor forma de acabar esta recopilación que recordando el mejor juego que ha parido Microsoft Games, todo un clásico, uno de esos juegos que cualquiera de la generación entre el 86 y el 90 ha tenido que probar alguna vez. No voy a presentar el juego, porque no tiene carta de presentación. Todos disfrutamos con aquellas campañas que nos llevaban a través de la historia, y muchos hemos vuelto a divertirnos con este juego posteriormente. Fácil de aprender jugar, muy difícil de dominar, como buen juego de estrategia en tiempo real que es, pero muy entretenido y adictivo.

 

Se han quedado muchos en el tintero: Gabriel Knight I, Day of the Tentacle, King Quest, Civilization II… pero hubiese sido excesivo y la muestra resultante es más que representantiva. Espero que estos dos post hayan gustado (el primero tuvo una muy buena acogida) y prometo ser menos friki en el futuro 😀

Si queréis buscar más juegos antiguos que os hayan venido a la mente, os remito a las páginas dedicadas al abandonware, un mundo realmente interesante donde he conocido a lo largo de los años a foreros geniales, con unos conocimientos de la materia que llegan a sorprender. Ya he citado algunos sitios, pero aquí os resumo los enlaces más interesantes:

Abandonsocios

Advenzone

La Selva del Camaleón

La Mazmorra Abandon

El Sótano

Un saludo 😉

Videojuegos de la infancia (I)

Son ya casi 13 años desde que mis padres me compraron aquel Pentium II con un monitor de 14 pulgadas y disco duro que no llegaba a los 3 gigas y con 32 megas de memoria RAM. Un ordenador prácticamente del paleolítico, y del cual me deshice hace apenas unos meses.

Con aquel PC pasé grandes ratos y hoy quería rememorar aquellos momentos, aquellos primeros videojuegos. Píxeles, midis, melodías enlatadas y horas de adicción. Porque esos juegos tiraban menos de espectacularidad (que algunos la tenían) y mucho más de coco, de habilidad. Qué bonito era aquello de no saber avanzar en tal aventura gráfica y tener que probar una y mil veces, o pedir consejo a algún amigo o compañero de clase porque la desesperación empezaba a ser importante. Ahora con acudir a Google en un momento tenemos 1000 guías distintas, vídeos, trucos, etc. Las cosas han cambiado pero estos son algunos de mis favoritos de siempre.

Monkey Island

Del I al IV, de la cabeza a los pies, de cabo a rabo. Guybrush Threepwood, Elaine, LeChuck, la sacerdotisa vudú, Wally… Viajes magníficos por el Caribe, buscando el tesoro del Big Whoop, desentrañando misterios y curando maldiciones. La más grande saga de aventura gráfica de la historia, o al menos, la mejor de LucasArts, y eso es mucho decir.

Un guión de piratas, desenfadado y lleno de humor (que una saga de cine reciente, de cuyo nombre no quiero acordarme, ha resucitado sin pudor alguno), unos gráficos de lo más simpáticos (que se estropearon en la nefasta 4ª parte), una banda sonora atemporal y una dificultad exasperante. Recuerdo estarme más de 2 meses atrancado en el Monkey II, probando una y otra vez. Pero qué narices, se aguantaba y se tiraba para adelante. Con qué pocos megas te entretenían durante muchos meses.

Hoy se puede recuperar con las versiones revival que publicó LucasArts. A mí estas revisiones me parecen un fusilamiento sin perdón, aparte de que el precio es algo elevado. Por eso, mejor recurrir a ScummVM y disfrutarlo en su versión original, que es fantástica y se puede conseguir fácilmente en páginas de abandonware como Abandonsocios o Advenzone.

Broken Sword: La leyenda de los templarios


Venía con una colección de videojuegos de El Mundo, y aquellos 2 CD’s me dieron muchas, pero muchas horas de diversión. Probablemente la aventura gráfica a la que más cariño tengo, y la que más veces habré rejugado. Un juego completamente atemporal, por el que no pasan los años y que aún hoy merece la pena probar.

Las aventuras de George Stobbart se prolongaron durante 3 entregas más, pero como aquel juego que empezaba en una cafetería de París y nos llevaba por todo tipo de escenarios (de Irlanda a Siria, pasando por Escocia y España), no hubo ninguno en la saga.

Otro de tantos que se puede conseguir en páginas de abandon, aunque bien es cierto que nunca se ha sabido muy bien si este juego está liberado para descarga o no.

Need for Speed II


El día en que Need For Speed se convirtió en una saga de macarreo, tuning y nitros un servidor se sintió bastante decepcionado. Sobre todo al recordar aquellos inicios, aquel juegazo de deportivos poligonales, con melodías guitarreras y carreras sin control. Un arcade de carreras sensacional, que aún consiguió engancharme con el III, pero con bastante menos éxito. Mítico.

 

FIFA 98

Que voy a contar de este juegazo, para mí el mejor FIFA de la historia, junto con el 2000 y el 2010. Un motor gráfico tremendo, animaciones que siguen sorprendiendo hoy por su fluidez y calidad (la física del esférico es otro cantar), comentarios a cargo de Paco González y Manolo Lama (“Ese tío tiene mucho fútbol en las piernas”, “Pero mira, mira, mira eso, fútbol de altos quilates”) y la banda sonora capitaneada por el Song 2 de Blur. Irrepetible.

Recuerdo que había una versión de EA para la Copa del Mundo de Francia (Road to World Cup 98), que tenía un menú en forma de CD y daba la posibilidad (trucos mediante) de jugar al fútbol con extraterrestres en Marte.

Buscando vídeos he recordado la banda sonora de FIFA 98, que sigue mereciendo la pena, y para ejemplo el Busy Child de The Crystal Method.

PC FÚTBOL 5.0


Un joven Michael Robinson capitaneaba una de aquellas producciones de la extinta Dinamic Multimedia, empresa de software patrio, comercializadas en kioskos al precio de 1.995 pesetas. PC Fútbol se perpetuó durante los años (con entregas tan increíbles como la del 2000) pero aquel 5.0 siempre me ha parecido el mejor de todos. Aquellos ratos interminables, cogiendo al Cádiz hasta llevarlo a ganar la Champions League, aquel Barça de Ronaldo, el Madrid de Mijatovic, Redondo y Suker… Qué juegazo, se me salta una lagrimilla al recordarlo.

Aquí, el trailer del juego, cn narración de Tomás Rubio.

INDIANA JONES AND THE FATE OF ATLANTIS

Quien no quiso ser arqueólogo viendo a Indy, sombrero y látigo inseparables. Otra aventura gráfica de Lucas Arts, de píxeles y melodías en midi. Tremenda, magnífica, inigualable.

La dificultad de esta aventura no llegó al nivel del Indiana Jones and The Last Crusade, que aunque contaba con un guión mejor (basado en la tercera película) no supo llegar al nivel de calidad de esta entrega. Sin embargo, eso no quiere decir que sea un videojuego sencillo. Tenía ratos verdaderamente desquiciantes, pero nunca llegaba a cansar. Recomendada encarecidamente, la podéis descargar aquí y también es 100% jugable en ScummVM.

 

Hasta aquí la entrega de hoy. Seguiré en otro momento 😉