Bankia y las vergüenzas

Decía Francisco de Quevedo que “la hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es grande virtud política”, y no le faltaba razón. El pasado 7 de mayo Rodrigo Rato dimitía como presidente de Bankia, apenas 9 meses tras la salida a Bolsa de la entidad. Días después se filtraba lo que muchos sabíamos o pensábamos: que la fusión de todas aquellas Cajas había sido un enorme error porque sumar grandes deudas para hacer una deuda enorme nunca puede ser una solución. Resulta que la entidad está completamente quebrada y que se necesitan miles de millones de euros para sacarla adelante. Primero se habló de 7.000, luego 10.000 y acabaron fijando el tema en 19.000 millones (más 4.500 millones del FROB inyectados en 2010). Casi nada. Por el camino se quedaba muchísima gente que hace unos días protestaban al nuevo Presidente Goirigolzarri reclamando sus ahorros. No los recuperarán. Como tampoco recuperará el Estado su aportación gigantesca, pues lejos de articular la ayuda como un préstamo se optó por realizar una aportación de capital, por lo que ahora todos somos “bankeros” y nos espera “todo un futuro juntos“.

Tras anunciar el rescate a la entidad, algunos grupos parlamentarios pidieron la comparecencia de los responsables de este escándalo bursátil, uno de los mayores de la historia de Europa. Básicamente, que administradores (Rato, Blesa, Olivas, junto con otros consejeros), políticos (Solbes y Salgado) y reguladores (Miguel Ángel Fernández Ordóñez) atendiesen a algunas preguntas del Parlamento. Se pedía una explicación de lo que hicieron, de cómo gestionaron, de por qué permitieron este desaguisado. La sociedad española se merecía unas palabras, había que depurar responsabilidades políticas. Pero el PP, con la inestimable ayuda de CiU y con cierta tibieza del PSOE, se negó a permitir un debate público.

Bloquearon la comparecencia de MAFO a pesar de que el exgobernador del Banco de España expuso públicamente su deseo de ir al Congreso; bloquearon la posibilidad de formar una comisión de investigación, optando por una Subcomisión a puerta cerradabloquearon posibles explicaciones de Rodrigo Rato, Elena Salgado (exministra de Economía) o Julio Segura (presidente de la CNMV); ni siquiera dejaron que Mariano Rajoy explicase el proceso de nacionalización de la entidad. Las excusas fueron desde los “podría dañar la credibilidad del sistema financiero español” hasta el simple y llano “no conviene”, pasando por el clásico cruce de acusaciones con la oposición y la necesidad de mantener la “confianza de los mercados”. Ante las acusaciones de falta de transparencia y de rigor democrático, la diputada popular María Arenales Serrano llegó a declarar que “decir sí a la transparencia es decir que las dos reformas financieras han ido a exigir a la banca que actualice los activos inmobiliarios, poner dos auditoras independientes”. O sea, que estamos con vosotros en espíritu pero que ya otro día lo hablamos.

UPyD, en un gesto que merece el agradecimiento de todos, se embarcó en un proceso penal contra los dirigentes y consejeros de Bankia, proceso que se inició ante la Audiencia Nacional con la querella que fue admitida el pasado miércoles 4 de julio. El juez Andreu citó como imputados a Rato, Olivas (expresidente de Bancaja), y a más de treinta consejeros de las cajas que formaban Bankia, entre los que figuran nombres tan ilustres como el del exministro Ángel Acebes. Algunos de los cargos: estafa, falsedad contable y administración desleal. Ni siquiera entonces, ante la amenaza de que un barón como Rato pudiese acabar barrido por la marea, (algo que habrá que ver en próximos meses) el PP aceptó un debate público para depurar responsabilidades. Sobre la imputación de Rato, las mejores declaraciones las dejó el ministro de Cultura, señor Wert con aquel “se sobreinterpreta el concepto de imputación”.

Hoy, la Audiencia Nacional admite otra querella contra Bankia presentada por el 15-M. Rato dice que quiere ir al Congreso a explicar su gestión y al cabo de una hora el PP acepta en la Subcomisión del FROB (esa cuyas sesiones se celebran a puerta cerrada) que Rato declare junto a otros 24 individuos, entre los que están MAFO, Julio Segura, Elena Salgado, Pedro Solbes, etc. Curioso, ¿verdad? Todos aquellos que hasta hace unos días no debían acudir a un debate público porque “no era conveniente”, porque “no era el lugar ni la forma”, ahora van a asistir para que sean fiscalizados públicamente (y eso que algunos de ellos están ya inmersos en un proceso judicial). La hipocresía política, esa gran virtud.

Distintas teorías que se le ocurren a un servidor:

1) Rato no quiere ser un nuevo Mario Conde y ha atenazado al PP para que su responsabilidad se diluya, para que quede claro (pase lo que pase en la Audiencia Nacional) que él no es un ladrón ni el culpable de este asunto.

2) El Gobierno ha recibido ayudas en Europa que exigen fuertes recortes para las próximas semanas, recortes que ni su propio electorado entiende ya que no venían en el programa electoral del pasado mes de noviembre. Para ocultar el tijeretazo y ganar crédito ante la sociedad, llaman a los posibles responsables (muchos ligados al PP, aunque hay notables ausencias en esa lista como Miguel Blesa) para que den explicaciones.

3) Una vez conseguidos los 30.000 millones de Europa como anticipo para recapitalizar bancos, es el momento (ahora sí) de hablar de gestión y responsabilidades. Tanto en este escenario como en el anterior, Rato habló antes que el PP como estrategia de transparencia de cara a su proceso judicial. En el primer escenario, Rato habría hablado antes para presionar al Gobierno, dejándole sin margen de maniobra ante la amenaza del ‘enfant terrible’. Esta tesis estaría apoyada por las declaraciones de Rato a principios de junio criticando la decisión de nacionalizar Bankia, algo que sorprendió a muchos.

En cualquiera de los casos, la presencia de todas estas personas en el Congreso es un motivo de alegría (algo tardío, eso sí) para la democracia, para UPyD y para el 15M, y supone otro golpe para el bipartidismo español que verá su gestión aireada ante la prensa y los ciudadanos. Otro hachazo más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s