El misterio del rescate

Fuente: Europa Press

El plan de asistencia financiera, el “bailout” que no es rescate, es, al margen de lo que digan los medios internacionales, un exitazo. 100.000 millones de euros (que incluyen un amplio margen de seguridad, según De Guindos) que vendrán con unas condiciones “muy favorables”, “mucho mejores que las del mercado actual” y que “no tienen condiciones para el Estado en materia presupuestaria o fiscal”. El dinero de Europa lo recibirá el FROB (un fondo público financiado con aportaciones de las entidades financieras y del Estado), que lo irá administrando a las entidades con problemas (el 30% del sistema, según el FMI) y lo devolverá emitiendo deuda pública. That’s it.

Algunos periodistas se congratulaban: no habrá intervención, que decía gozoso Pedro J. Ramírez. Hermann Terstch recordaba a ZP (la herencia 2004-2011) y retuiteaba mensajes de disgusto por los tendenciosos titulares de El País (que hablaban de “rescate”, osados ellos). Uso a estos dos periodistas como termómetro de opinión porque les considero autoridades en lo suyo. En el canal 24 horas, varios tertulianos hablaban del “gran éxito de Rajoy”, como si de la escena del té en Alicia en el País de las Maravillas se tratase: hasta había un señor que decía que Rajoy hacía bien en irse a Polonia con la Selección, en plan celebración. Y ya para cerrar la jornada llegaba Paco Marhuenda a lanzar el chupinazo:

La tarde era gloriosa, por fin España recuperaría la confianza de los mercados y crearía empleo para retomar la senda del crecimiento, solo faltaba una victoria de ‘La Roja’ en la Eurocopa de fútbol para que se cerrase el círculo de felicidad. Pero llegaron los aguafiestas: aparte de los ya citados medios internacionales (los muy antiespañoles Bloomberg, Times o Washington Post; además del muy demagógico ministro de finanzas alemán), había gente que no acababa de tomarse la pastilla azul. Desde los que partían de un sano escepticismo (¿qué patatas nos traes, don Luis?) a otros que daban en llamar al pan, pan y al vino, vino:

Las dudas también venían de gente de la izquierda más radical, no se crean:

Y es que huele un poco mal el tema este de la “asistencia financiera en condiciones muy favorables”. Primero porque el Presidente nos dijo hace escasos 12 días que la banca española no necesitaría dinero de Europa. Segundo porque nadie le presta 3.000 euros al vecino para que se los dé a su hijo sin condición alguna. No digamos ya si el que presta el dinero es el Eurogrupo, el vecino es España y el mozalbete es el sistema financiero español, ese que ha vivido quince años “por encima de sus posibilidades”. Y tercero porque se iban filtrando algunos detalles de la todavía desconocida letra pequeña (como que se pagará el mismo tipo de interés que se les pide a las intervenidas Portugal, Irlanda y Grecia) e hipótesis sobre lo que se nos puede venir encima. En suma, que se puede entender que empezásemos a preguntarnos si no era demasiado pronto para empezar a chuparnos las pollas.

El mosqueo se iba haciendo mayor conforme avanzaba la rueda de prensa. De Guindos se afanaba en remarcar que “las condiciones de la asistencia son muy favorables” (hasta en tres ocasiones lo dijo) y que “el FROB ya había hecho este tipo de cosas con anterioridad, por valor de 20.000 millones de euros”. Surgían preguntas: si eran tan buenas las condiciones y tan ajenas a la economía real, ¿por qué no se las relataba a los periodistas que se encontraban delante de él? ¿por qué no nos daba la buena nueva el Presidente del Gobierno? ¿por qué, como preguntaba astutamente una periodista, no se había pedido antes esta clase de ayuda? ¿Por qué se habla de recapitalizar el sistema financiero si para eso están los LTRO del Banco Central, en los cuales la banca española es la que más fondos obtiene? De Guindos esquivaba las balas y se escabullía justo cuando los periodistas estaban recibiendo el comunicado del Eurogrupo.

Comunicado, por otro lado, escueto y bastante simple, pero que tiene dos frases que merecen ser rescatadas:

The Spanish government will retain the full responsibility of the financial assistance and will sign the MoU […] Progress in these areas (refiriéndose al control del déficit) will be closely and regularly reviewed also in parallel with the financial assistance“.

Nota: el MoU no se refiere al entrenador del Real Madrid, son las siglas de Memoranda of Understanding, una especie de acuerdo de intenciones, un contrato donde las partes se comprometen a llevar a cabo una serie de obligaciones recíprocas, muy utilizado en Derecho Internacional Privado.

No hace falta ser un gran conocedor del inglés para entender lo que dicen los señores ministros de finanzas de Europa, pero lo resumo brevemente: el Estado español asumirá hasta 100.000 millones de euros de capital y será supervisado en el control de la asistencia financiera y del déficit por el Banco Central Europeo y la Comisión (queda ver qué papel juega el FMI). Deuda privada que pasa a ser deuda pública por arte de magia. Deuda que se suma a la que ya tenemos en una cantidad nada despreciable (el 10% del PIB). Deuda que habrá que pagar, que generará intereses. Intereses que irán a déficit, un déficit que hay que controlar. ¿Y cómo se controla el déficit? Pues eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s