Contador y la moral española

Los que seguimos más o menos habitualmente el mundo del ciclismo veníamos esperando desde noviembre al fallo del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) acerca del caso de Alberto Contador, tricampeón del Tour de Francia (entre otros triunfos). La cronología del caso se puede seguir en esta línea del tiempo de El País, pero el hecho fundamental del proceso es que el corredor de Pinto dio positivo en un control antidoping en julio de 2010, en plena disputa del Tour. Hoy el TAS le ha declarado culpable de dopaje, con una sanción de dos años sin correr y una multa económica de 2,5 millones de euros. Pierde el Tour del año 2010, el Giro d’Italia ’11, y la Vuelta a Murcia y la Volta a Catalunya de ese mismo año, amén de no poder participar en el Giro, Tour y JJOO de Londres de este 2012. Un palo brutal en la carrera de este joven ciclista.

Más allá de lo cuestionable que sea la actual legislación antidopaje, lo cierto es que el caso está lleno de polémica: la cantidad de clembuterol encontrada en el cuerpo de Contador era ínfima (difícilmente podía otorgarle algún tipo de ventaja competitiva), que no se haya probado que Contador se dopase en ningún momento ni tampoco que no lo hiciese, los efectos retroactivos de la sanción, su excesiva dureza… No soy un experto en legislación deportiva, no conozco las decisiones anteriores del TAS, ni me he leído los 80 y pico folios de sentencia. Sí que he leído detenidamente el resumen del fallo y las opiniones de muchos twitteros, algunas objetivas y razonadas dentro de un mar de sinrazón y radicalismo patriótico. Mi opinión es que la resolución es perfectamente comprensible y que hace falta revisar muy a fondo la legislación deportiva (algo que llevamos pidiendo algunos desde hace ya varios años). Sobre si Contador es inocente o no, eso es algo que solo estará en su conciencia. Muchos recordábamos hoy esa subida agónica al Tourmalet a rueda de Andy Schleck aguantando un ataque infernal larguísimo en un Tour donde no dio muestras de fuerza en casi ningún momento (llegó enfermo de una gripe). Cada cual que extraiga sus conclusiones y piense lo que quiera.

Pero en España no acostumbramos a acatar decisiones judiciales y criticarlas de forma sosegada. Ha quedado demostrado en este inicio de 2012 con los casos penales de Marta del Castillo y Paquito Camps, donde la gente lamentaba o celebraba las sentencias como si de goles de su equipo se tratasen, insultando a un rival invisible y dando una imagen patética. Gran parte de la culpa de esta situación la tienen, sin duda, los medios de comunicación. Para vender todo vale, claro, incluso desinformar e intoxicar a la gente para generar verduleros sin capacidad crítica.

¿Cómo pueden declararle culpable si no se ha demostrado que se haya dopado? ¿es que acaso no hay presunción de inocencia?“. No, no la hay. En la legislación deportiva si te pillan con un positivo y se contrasta (como así ha sido), estás en la cuerda floja, más si eres ciclista o atleta. O pruebas tu inocencia o te sancionan. El Tribunal no tiene que demostrar que haya ninguna intención de obtener ventaja competitiva de una sustancia (por muy injusto que parezca), solo tiene que atender a las pruebas que hay y actuar en consecuencia. De ahí que el TAS dude de que Contador se dopase y aun así le sancione por esa conducta. La carga de la prueba está invertida desde el momento en que se detecta el positivo, es lo mismo que ocurre cuando nos cogen de noche con unas copas de más y al soplar nos pasamos de la raya: somos culpables hasta que no se demuestre lo contrario. Se puede tachar esta legislación de injusta, casi de inquisitorial (probar la inexistencia de dopaje cuando hay un positivo es casi imposible, una probatio diabolica), pero la resolución no vulnera ninguna norma de derecho deportivo. A Contador le queda la vía de la jurisdicción ordinaria, pero es un camino casi imposible y que plantea más problemas que soluciones.

Si solo tenía 50 picogramos de clembuterol, ¿cómo puede ser eso dopaje?“. Una cantidad tan ínfima de sustancia prohibida no ayuda en absoluto al deportista, y su valor no podría ser más que meramente indiciario o circunstancial. Se ha dicho, leído, gritado, hasta la saciedad. Lo que ocurre es que ahora mismo no hay ningún umbral de cantidad que deba tener en cuenta el TAS, es decir, que podría haber sido incluso menos sustancia y seguiría siendo culpable por el positivo. Por otro lado, la presencia de clembuterol debe ser observada junto con el llamado “pasaporte biológico” del corredor (sus niveles de hemoglobina y leucocitos, por ejemplo) a la hora de pensar en una transfusión de plasma sanguíneo, una tesis que la Agencia Mundial Antidopaje presentó en su momento y que muchos parecen haber olvidado hoy.

Esta legislación es durísima“. Es la que rige actualmente. Hoy David FC (@EldrickISB) apuntaba que en los últimos 99 podios de Grandes Vueltas (las 33 últimas ediciones desde 2001), de los 53 corredores que han ocupado alguna de esas plazas, 26 han sido sancionados por dopaje. La mitad. El criterio de la responsabilidad objetiva obedece a la necesidad imperiosa de limpiar el deporte. Que esta sea la vía apropiada es más que dudoso. Que se ha llegado tarde es obvio.

Todo el periodismo, todo el ciclismo está en desacuerdo con la decisión del TAS, algo habrán hecho mal“. Que a Perico Delgado, a Óscar Pereiro, a Pedro J. Ramírez o al columnista de Marca de turno, les parezca que la decisión del TAS es incorrecta y de personas incompetentes es más una pataleta que algo basado en conocimientos o hechos. Hoy en Onda Cero, Fernando Burgos se atrevía a decir que “los jueces no tienen derecho a equivocarse” y que “algo habrán hecho mal cuando sancionan a una persona por 50 picogramos”, y se quedaba tan ancho. Desinformar y empantanar: una vergüenza, sobre todo en el caso de los periodistas.

Era español y ciclista. Esto es culpa de los putos franceses que iban detrás de él y querían meterle mano como fuese“. Lo he escuchado en la universidad, en la radio, en las redes sociales… La mano negra que va en contra del deporte español, una conspiranoia absurda que bebe directamente del victimismo más injustificado. Los españoles no perdemos nunca, siempre nos roban o nos acusan para sacarnos del juego. En tres puntos: 1) la organización del Tour se comportó de manera ejemplar con Contador, ocultó el positivo hasta más de un mes después de su detección y le dio la oportunidad de que fuese él quien lo anunciase ante la inminente filtración por parte de un medio alemán. 2) Los miembros del TAS que han decidido sobre el tema son: un israelí, dos suizos y un secretario asistente holandés. 3) A Contador se le han dado más meses que nadie precisamente para que pudiese defenderse de la mejor forma posible, ha sido su defensa y no “los franceses” quien ha retrasado el fallo.

En 2007, Óscar Pereiro ganó el Tour de 2006 cuando Landis fue sancionado en un proceso muy similar a este. Adivinen cómo reaccionó la parroquia española. Huelga decir que si esta decisión se hubiese producido, en idénticas circunstancias, sobre Andy Schleck (por poner un ejemplo) aquí habríamos aplaudido porque “estaba claro que ese chaval iba dopao”. Objetividad ante todo.

Contador es inocente, no tenían pruebas de que se dopase“. Cada cual que crea lo quiera. Tenemos infinidad de deportistas que nunca han dado positivo. Otros que lo han hecho con cantidades inferiores, y luego han reincidido. El tiempo quizá nos muestre algún día el error que se cometió hoy con Contador. O quizá nos lo muestre arrepentido de sus deslices y trampas. Quién sabe. Lo que está claro es que el patriotismo mal entendido, combinado con dosis altas de victimismo, lleva a la gente a ensuciar precisamente aquello que creen defender: la limpieza del deporte.

P.D.- Y quien crea que esta entrada es dura y antipatriótica, que lea esto.

P.D.2- El descojone máximo llega al leer cosas como que “la sanción parece no tener otro fin que alejar a Contador de Londres“. En el artículo, el periodista dice que la suspensión debería contar desde el día en que se le hizo el análisis y no desde el que se constató el positivo. O sea, que la suspensión no debe comenzar en el día que comenzó la suspensión. Aplausos. Por cierto, a Contador el cálculo temporal le beneficia, le han contabilizado un periodo de 20 días dos veces con el fin de que llegue a tiempo para la Vuelta a España ’12.

Anuncios

4 comentarios el “Contador y la moral española

  1. arrakis dice:

    Dani, te he leído por encima pero la próxima semana lo haré de forma más detallada, espero

    El tema del clembuterol no es por si la justificación de la cantidad (se juega con la ignorancia ¿qué se espera, encontrar 3 kilos 430 gramos de la sustancia?) sino atender a razones de que es algo exógeno e indicativo de otra cosa que no tenga nada que ver; llámese transfusiones u otra sustancia dopante

    Jesús Manzano comentó ya hace ¡5 años! algunas de éstas que encajan bien en toda la mierda Contador. Se puede ver en el archivo de AS todo el clinic farmaciológico que explicó

    Por otro lado dejo dos enlaces interesantes
    http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Casos_de_dopaje_en_Espa%C3%B1a
    http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2006/06/27/ciclismo/1151402208.html

    Curiosa la diferente percepción que tenemos en casa de la que tienen fuera sobre el deporte en nuestro país.

    • Exacto. La cantidad es irrelevante: si das positivo, has dado positivo. Ahora demuestra que eres inocente. La cosa es que la gente ve una persecución a Contador donde no hay nada, y realmente, si lees la Sentencia (o análisis de gente que la ha leído) te das cuenta de que no tenían absolutamente nada para defenderle.
      Lo que precisamente hace falta es que condenemos los casos por dopaje. Pero qué imagen estamos dando cuando nuestros periodistas se lían a aplaudir a un tramposo porque pone cara de cordero (o ternero) degollado diciendo que él no ha hecho nada.

  2. […] Primero fue el caso Marta del Castillo, después la absolución de Camps, hace dos días la sanción a Alberto Contador y ayer la condena al magistrado […]

  3. […] somos un país que persigue el dopaje de cara a la galería, pero sin castigarlo y, en ocasiones, negando su existencia. Quizá se deba a que somos un país que recorta en sanidad y educación, eleva impuestos y tiene […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s