Reforma en la educación, o la cruzada de Aguirre

“Volver a empezar”, que decía el anuncio de El Corte Inglés. Llega septiembre, llega el curso 2011/2012, y las cosas vienen muy revueltas en la Comunidad de Madrid, el reino de Esperanza Aguirre Gil de Biedma. Nuestra particular Dama de Hierro se ha convertido en uno de los mayores exponentes del mantra de moda: “lo público es malo, es caro y es ineficiente”. Bajo esta doctrina (que se escucha en universidades, restaurantes, bares y tabernas) Espe ha subido un 50% el precio del billete de transporte público, pretende privatizar la mitad del Canal de Isabel II (con toda una serie de empresas trincando en el proceso a costa del agua de los madrileños) y se ha lanzado a por la educación pública de la Comunidad. La sanidad, hasta nueva orden (o 20N), se queda universal y gratuita.

La reforma de la educación secundaria va encaminada a recortar 80 millones de euros de “gasto” público, dice la Presidenta en una de las más de 21.000 cartas que fueron enviadas a principios de septiembre al profesorado madrileño. Consiste, básicamente, en un aumento de dos horas lectivas por semana y en el despido de entre 2.500 y 3.200 profesores interinos. Aquí quiero puntualizar dos cosas:

1) Es curioso comprobar como nadie habla de “inversión pública” o “inversión del Estado” a la hora de hablar de sanidad o educación. Siempre se trata de “gasto social”, como si el Estado tuviese cosas mejores que hacer con el dinero de los impuestos de los españoles que gastarlos en cuidar su salud o en proporcionar a cualquier persona una formación que le permita vivir con dignidad en el futuro. Quizá es porque suena mejor “hay que recortar en educación porque estamos gastando demasiado” frente a “hay que recortar en educación porque estamos invirtiendo demasiado en la formación de ciudadanos”.

2) Llama poderosamente la atención que cuando Telefónica saca un ERE cargándose a 6.000 trabajadores todos levantan la voz y exigen explicaciones, pero cuando son el Ministerio de Educación y la Consejería de la CAM quienes dejan a 3.000 profesores en la calle todos miran hacia otro lado. “Ya hay muchos interinos”, “tenemos demasiados funcionarios en España”, etc.

“Los profesores son quienes mejor viven, tienen más vacaciones que nadie”, “muchos se van cubriendo en las plazas públicas y no hacen nada”, “no enseñan con entusiasmo, así va el país”. Que levante la mano quien no haya escuchado estos días este tipo de cosas. Si es que hasta Espe dijo que los profesores tenían que hacer un esfuerzo, que 20 horas era mucho menos de lo que trabajaba cualquier madrileño. Seis días después salía con un “el que tiene boca se equivoca”. Seré un malpensado pero, ¿seis días para rectificar? Quizá se trataba de poner a la masa en pie de guerra contra los profesores. “Tú difama, que algo queda”.

Volviendo al tema. 80 millones de ¿ahorro? para compensar los 90 millones de ayudas a las familias que lleven a sus retoños a colegios privados, ayudas que recibe gente con ingresos anuales de 90.000 euros. ¿Son estas las “partidas esenciales para mantener la calidad de la enseñanza” de las que habla Aguirre en su carta? A mí que me lo expliquen, porque ese dinero es de todos y me gustaría saber adónde se va. Quizá a los más de 111 millones de euros en promociones y campañas publicitarias de la Comunidad. Autobombo que no falte, 620 millones en tres años.

Aumentar dos clases por semana a cada profesor y recortar plantilla desemboca necesariamente en un deterioro de la calidad de la enseñanza. Se impide atender al alumno con más retraso, al desfavorecido (alumno de compensatoria), se impide dividir las clases en grupos más pequeños para mejorar la dinámica y favorecer una mejor enseñanza, incluso se impide el mantenimiento de bibliotecas. Por no hablar de los planes educativos de mejora en educación en los que se invirtió dinero y tiempo para adecuarnos al sistema educativo europeo (Plan de Bibliotecas, equipos extraescolares, dinamización lingüística, etc.). Si quieren eso, que vayan a la privada que para eso están las subvenciones. Por otro lado, al profesor se le carga con dos clases más, que tiene que preparar, evaluar, etc. No son solo dos horas más a la semana (lo explica claro como el agua Alberto Noguera en su blog) pero aquí eso no importa. “Ganan mucho, tienen muchas vacaciones, que se fastidien y trabajen”. Si tratamos así a los responsables de la formación de más de 610.000 210.000 estudiantes en la CAM, apaga y vámonos.

Total, que los profesores se declaran en huelga (derecho fundamental consagrado en la Constitución, art. 28, para aquellos que gustan de llamar “irresponsable” y “antisistema incívico” al profesorado, que los hay) y el debate está servido. El bombardeo mediático (“lo público es caro e ineficiente, hay que recortar gastos, apretarse el cinturón”, “vaya con estos profesores izquierdosos”) va encaminado a la difamación, al desprestigio y a la mayor gloria de los gobernantes. Los huelguistas, los manifestantes, los profesores, los funcionarios, son todos demonios que no quieren arrimar el hombro para sacar al país de la situación que le asfixia. Joder, ¡qué idiotas los economistas que ninguno avisó de que los desequilibrios económicos de España estaban en la educación!

Espe hablaba en abril de un “bachillerato de excelencia”. Lo que no dijo fue que quería hacer una “secundaria de mierda”. Dentro de unos meses, cuando el revuelo de septiembre esté olvidado, el deterioro de calidad que sufrirá la educación pública servirá de alimento para una nueva reforma. ¿Otra bajada de sueldos? ¿Grupos de 45-50 alumnos? ¿Copago escolar? No se sienten, que no tardarán.

P.D. Para el que tenga un estómago fuerte, que no se pierda a Lucía Figar (Consejera de Educación de la CAM) explicando en Comunión y Liberación (una asociación católica) cómo se va a privatizar la educación en España. Iglesia, fondos públicos y educación. Para mear y no echar gota, oiga.

Anuncios

Un comentario el “Reforma en la educación, o la cruzada de Aguirre

  1. […] preparación y trabajo para los jóvenes, y aquí no hay trabajo para casi la mitad de nosotros y la preparación nos la quieren quitar. Un país pendiente de una televisión patética y unos medios de comunicación que ni son medios […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s